Después de usar la imaginación la princesa supo que luchando puede suceder.

En el capitulo anterior (Bendita imaginación) descubrimos que la imaginación de la princesa desencantada, le llevó a imaginar como le gustaría que le hubiese conquistado un extraño que veía en su gimnasio, antes de continuar con aquello, me gustaría compartir una reflexión;

¿A cuántas personas podemos conocer a lo largo de nuestra vida?

Las reglas han cambiado, ahora la tecnología ha superado a las caricias, a las miradas de complicidad, a reír frente a frente y no reír ante un móvil u ordenador.

La cobardía nos esconde detrás de una pantalla donde todo se puede malinterpretar por respuestas cortas y ausencia de palabras.
Estamos totalmente vigilados y viviendo la era del control.

Pero aun adaptando nuestra vida a la evolución a la que nos hemos sometido, siempre hay un mensaje que nos hace sonreír más que otro; un estado de sumisión y nerviosismo esperando las palabras adecuadas a nuestro atrevimiento, cumplido o proposición.

Dicen que todos somos iguales, pero no todas las personas pueden hacernos sentir lo mismo.

De repente, sin buscar emoción, puede suceder y aparece un ser que ilusiona con su presencia a la bella princesa, que le genera nerviosismo y tensión en cada centímetro de su cuerpo.

Todo se vuelve invisible e, inevitablemente, pierde el control sobre sí misma.

¿Qué tendrá de especial? ¿Por qué este y no otro?

El deseo le hace imaginarlo, fantasear escenas con él, y es capaz de soñar.

Se despierta emocionada, sonríe sin cesar (más de lo normal), los ideales adictivos la enganchan por completo a este ser.

Quizás solo por capricho tal vez no llegue a la altura del amor, pero irremediablemente sus gestos cambian si le menciona, cierra los ojos y suspira.

La pasión la envuelve si es correspondida y la melancolía la transforma si no es lo que había esperado.

Esto es una rueda donde podemos ilusionarnos una y otra vez, y aunque todos no puedan hacerle sentir esa locura irrefrenable, al menos sabe que no ha muerto en ella.

Puede suceder y volver a volar. Puede volver a imaginar y a sentirse orgullosa de la alteración de hormonas, por ser una princesa encantada de sentir emoción.

¿Y tú? ¿Ya has pensado en ese ser especial al leer estas palabras?

Continuará…

-Sara J Pajares-

#Locapormitutú 😉 🙂

Esta es la historia de la princesa desencantada. Espero que os haya gustado el segundo capitulo, iré publicando más cada semana.

162 comentarios en «Puede suceder»

  1. Me encantó el primer capítulo así que me ha gustado seguir la historia, aunque esperaba seguir la historia del gimnasio pero una de las cosas que más me gustan de ti además de tu alegría y sentido del humor es que siempre me sorprendes, bss y sonrisas

  2. ¡Hola!
    Y tanto que he pensado en «esa» persona al leer tus palabras. Y no sé si me ha gustado eh! jajaja Porque se me queda una cara de boba, que es demasié…
    Hoy me identifico muchísimo con esa princesa. Porque no lo sé, no tengo ni la menor idea de qué lo hace especial, pero así es..
    Un beso guapa

  3. Me tienes intrigada con tus reflesiones y tu forma de ser… Yo pienso en esa persona de forma constante, así que leyendote fue igual. Y la respuesta a por qué esa y no otra, me imagino que es por que siempre hay alguién ahí fuera que te complementa, y hasta que aparezca no te encuentras bien con nadie.

  4. Hola!! esperaba una segunda parte de la narrativa jejeje, pero esta bien, la verdad yo pienso que el Internet nos quia eso de espontaneidad pero también nos ayuda a ser más abiertos pues para los que somos tímidos nos es un poco más fácil afrontar la situación así 😀 y bueno, sea como sea, creo que una situación de esas es muy linda de sentir 😀 Saludos

  5. Me ha gustado mucho el artículo, describes súper bien el inicio del enamoramiento y como ha cambiado a la actualidad cuando se usan los móviles en vez de las miradas furtivas. La verdad que sobre todos los adolescentes tienen la ventaja de los móviles para ligar recordando cómo era en mi adolescencia (ahora tengo 30).

  6. Hola,
    En el primer capítulo me quedé con ganas de más. Así que me ha encantado saber más de la princesa. Los que no somos nativos de la era de la información deberíamos de enseñar a nuestros pequeños los pros y los contras de las nuevas tecnologías y no permitir que las nuevas generaciones pierdan esas miradas de complicidad en la pantalla de un móvil.

  7. Me gusta seguir a la princesa desencantada, que creo que se está encantando. Sí, eso que describes lo recuerdo bastante bien. No es ahora el caso, pero recuerdo haber ido a dormir con el movil en la mesita de noche y mirar casi con miedo la pantalla. Una buena noticia, ¡guau! ¡A volar! ; una no noticia, o no el tono que yo imagino que está poniendo en su voz si hablase en lugar de escribir… ¡Uf, y solo quieres taparte la cabeza con la almohada!
    Sí, lo recuerdo bastante bien, ja ja.
    Un post genial y sigo pendiente de esta princesa maravillosa. ¡Muchos besos! 😀

  8. ¡Hola! Pues yo creo que a día de hoy las relaciones (tanto de amistad como si son de algo más) muchas veces a través de las redes están sobrevaloradas, es decir, pienso que nuestra imaginación, todopoderosa, hace que todo sea magnánimo, y muchas veces vemos cosas donde no las hay o las malinterpretamos. Es como… leer un libro o ver la película ¿qué te gusta más? seguro que el libro, porque tu mente se ha encargado de que así sea. Tendemos a idealizar a las personas, en la vida real, y si es en las redes, aún más, es por ello que es tan fácil encontrar a gente afín (o lo que nosotros creemos que lo es).

    Me encantó tu reflexión.

  9. Me esperaba otra cosa en el segundo capítulo. A como empezó el primero.
    Esto me ha parecido fuera de la historia. Pero me imaginé de esas veces de jóvenes que estamos chateando, esperando una respuesta y pensamos e idealizamos algo que no vemos jajaja. Vaya inocencia la imaginación.

  10. hay veces que la tecnología ayuda a unir a aquellos que dentro de su entorno se sienten fuera de lugar, y coinciden con quiénes se sienten a gusto, en otro país tal vez; sin embargo, crea mayores expectativas, lo cual no es favorable, porque es el inicio de las desilusiones. Todo tiene sus pro y contras y va de cada quien como sentirse al respecto. Sin embargo, muy buena reflexión, espero leerte pronto. Saludos!

  11. Al leer esta entrada he pensado esas veces que he idealizado a alguien, esas tardes esperando un mensaje y la cara de pava que se nos queda cuando lo recibimos.O esas otras veces que sin esperarlo recibimos un mensaje repentino y sorprendente que nos hace que no se nos quite la sonrisa de la cara en todo el día. A mi me gusta hablar con las personas cara a cara y escuchar su voz y oler su olor. Que por suerte de momento con los móviles no podemos apreciar el olor ni el sabor de las cosas. Esperando que ocurre en el gimnasio. un saludo.

  12. Claro que sí, yo ya tengo a mi princesa de fresa, pero me acuerdo al leer el cuento!! A demás me acuerdo de la princesa desencantada cada vez que voy al gimnasio, y me cuido de no dejar mi toalla en el suelo por si luego me deja una notita algún maromo… uuuh, qué situación tan comprometida!! 😉

  13. Me encantan tus textos,es como si estuviera leyendo un libro. El anterior de la chica en el gimnasio me dejó con ganas de saber más y en este post está claro lo que dices… hoy en día todos nos volvemos por tecnologías y nos perdemos el conocer a las personas por la esencia de cada uno. El hecho de que cuando la conoces puedes ver sus gestos, miradas etc… y así entender muchas más cosas…

  14. Me gusta la forma en que has hilado las dos temáticas. En cuanto a la primera, decirte que sí, hoy en día todo es más sencillo y complicado a la vez. Tenemos la oportunidad de decir y hacer cosas sin estar físicamente presente, y ello ayuda a gente cobarde a realizar cosas muy malas, y a otras personas a mostrar lo que sienten, pues de otra manera les es prácticamente imposible 🙂

    La segunda parte me ha encantado, ¿quién no tiene alguien en mente que le hace «sentir» todo eso? Como cuentas, tal vez no sea amor, pero sí pasión. Esa pasión que con aquella persona de nuestros sueños todo se cumple 🙂

  15. Hola guapa!! Pues si, he pensado en alguien cuyos mensajes me hacen muy feliz cuando los recibo. Por oro lado, estoy de acuerdo en que ahora estamos en la época del control y la multiconexion. Besos!!

  16. Interesante reflexión. Enfocándome en lo que dijiste sobre la tecnología, me parece que más que alejarnos de ella para poder soñar (independientemente de con qué), también podríamos tomarla a nuestro favor y aprender a soñar con ella 😉
    ¡Un saludo!

  17. María Loreto Navarro Pacheco

    Todo lo que no se dice, todo lo que se guarda y esto enfocado a tu reflexión del principio de las redes sociales o del móvil, que casi siempre, sirve para poner las cosas al revés. La experiencia me dice, que no hay como un tú a tú de frente, sin disfraces y sin palabras bonitas, solo las necesarias según cada situación.

  18. Hola!
    La vida nos llena de muchas cosas y esto no es nuevo, ni viejo, la atencion es de siempre, con o sin aparatos, el asunto es la atencion a las cosas, y tu eliges que atender.
    Este mensaje o tu blog (por ejmplo) que puede parecer lo mismo pero no lo es al final.
    Saludos.

  19. ¡ufff! Imposible no sentirse identificada con todos los los sentimientos descritoa en tu post. Me llamó mucho la atención el misterio detrás del personaje de la princesa. Me encantó la manera en la que describes a la perfección los sentimientos; definitivamente muy conmovedora.

    Saludos y gracias por escribir esto!