Perder a gente tóxica es ganar la partida

Perder a gente tóxica es ganar la partida. Cuando esas personas no forman parte de tu vida, tu salud y estado de ánimo mejoran día a día.

Posiblemente todos podamos desarrollar comportamientos tóxicos en algún momento o circunstancias especificas, pero hay que poner especialmente atención en las personas que tienen un comportamiento tóxico habitual y no de manera ocasional.

Lo más importante es detectar a las personas que con su comportamiento nos están aportando más toxicidad que bienestar a nuestros días.

Las características de los comportamientos tóxicos son muy comunes y con el tiempo fáciles de detectar:

Egoísmo.

Las personas con comportamientos tóxicos suelen ser egoístas por naturaleza, solo les importa lo que es de ellos y no les preocupa como tú te sientes o te hagan sentir. Exigen todo aquello que no son capaces de entregar, solo por creer que tienen derecho a ello.

Manipulación.

No dejan que nada escape de su control, manipulan los sentimientos ajenos para conseguir todos sus propósitos. Incluso si es necesario utilizando un papel de víctima para degradarte.

Envidia.

De los peores comportamientos que puedan existir, son las personas que sienten envidia por todo aquello que les rodea. No son capaces de valorar sus logros y siempre quieren todo aquello que consiguen o tienen los demás.

Infelicidad.

El peor de sus sentimientos es la infelicidad. A estas personas nada les complace, nunca algo les parece suficiente para estar bien. Son personas pesimistas, están constantemente insatisfechos. Siempre buscan el lado malo de las cosas y eso les ciega o viven constantemente en el drama para justificar su comportamiento.

Creen tener siempre razón.

La gente tóxica cree que su verdad vale más que la de nadie, son ofensivos, no escuchan, solo sueltan sus argumentos sin darte la posibilidad de debatir porque no les interesa tu opinión, solo que llegues al punto de suplicar perdón para satisfacer su ego.

Perder gente tóxica es ganar la partida

Egocentrismo.

Consideran que siempre tienen que ser el centro de atención, ya sean sus problemas o sus logros. Creen que sus vivencias importan más que las de otras personas y alardean de ello.

Critican.

Es muy habitual que siempre estén criticando, es un modo de proyectar sus propias inseguridades, sus celos, envidia y falta de entusiasmo. Jamás se alegran por los demás.

Perder a gente tóxica es ganar la partida ya que estas personas no pueden aportar nada positivo a tu vida, son devoradores de energía. Cuando te alejas de ellos sientes que todo mejora a tu alrededor.

Y tú… ¿Mantienes a gente tóxica en tu vida?

-Sara J Pajares-

#Locapormitutú

Me encantaría saber tu opinión... ¿Comentamos?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.