Consecuencias de tener un novio motero;

Como todo en la vida, tiene su lado positivo y negativo, pero cualquier momento al lado de la persona que amas, puede hacerte creer que estás en el mismo paraíso.

Ahora bien, olvidate de llevar esa coleta alta que estiliza tu cara, porque tendrás que ponerte el casco una y otra vez…
El pelo suelto y brillante, se convertirá en un matojo repleto de enredos, aunque veas preciosa la imagen de ti, agarrada a tu chico en la sombra y tu melena (la que sobra del caso) al viento…
El rimmel y colorete que te pusiste con tanto esmero, desaparecerán la tercera vez, que te hayas quitado el incordioso y necesario casco.

Si queréis pasar un día en otra ciudad, no podrás ponerte ningún precioso vestido para pasear.

(Yo la primera vez que me llevó en moto mi novio motero. Llevaba un espectacular vestido rojo, sé que no lo volveré a hacer más)
Toda mujer no es nadie sin su bolso. Excepto si montas en moto, que tendrás que elegir lo vital que puedas meter en los bolsillos de la aparatosa chaqueta, difícil de combinar.

Eso si, cuando tu cuerpo y el de tu novio motero se funden entre las curvas, te da igual todo lo que quedó atrás.

Todo lo que no puedes llevar, en ese momento, solo sientes pura felicidad. Sientes una adrenalina constante por todo tu cuerpo, quieres que él acelere más, aunque por dentro, te mueras de miedo.


Sientes el olor de la naturaleza, el viento por todo tu cuerpo. Disfrutas con el saludo que se hacen entre si los moteros. Como si fuese un guiño de complicidad, que refleja esa libertad que siente el motero al rodar.
Cuando él tumba en las curvas, maneja tu cuerpo sin pensarlo ni ser consciente. En ese momento, estáis cerca del suelo pero puedes sentir, que tocas el cielo.


Sientes ganas de cantar alto y estirar los brazos ( Yo cada vez que tengo esa sensación lo hago)
Y es que aunque no puedise ir monisima. Todos los estímulos que me despiertaba mi novio motero, merecían una hora quitando enredos del pelo.

-Sara J Pajares-

#Locapormitutú 😉 🙂

90 comentarios en «Novio motero.»

  1. ¡Hola!
    Jajajaja me ha encantado el post.
    Hace años tuve un novio motero, y no sabes lo identificada que me he sentido con tus palabras.
    Aunque a veces me jorobaba un montón no poder ponerme ese vestido tan cuqui que me tenía loca, o tenía que soltarme el pelo para que el casco entrase bien y no me incrustase la coleta en la cabeza por la presión, tengo que decir que, el hecho de subirme a esa moto, agarrarme bien a su cuerpo y dejarme llevar por esa ruidosa máquina hasta perdernos por ahí, esos momentos, no los cambio por nada. Así que te entiendo perfectamente 😉
    Un beso

  2. Me gusta tu post, de hecho esta bien buscarle el lado bueno de las cosas, por mi parte puntualizar que me dan pánico las motos por lo que creo que un novio motero o similar queda descartado y solo de pensar que iría más despeinada que en la actualidad creo que no sería posible o que me pondrían una multa por mal gusto!!! 😉

  3. Bonitas palabras guapetona. Nunca me llamaron la atención las motos, es más me dan muchísimo respeto pero entiendo por qué gustan tanto.. eso sí, donde esté un coche cómodo y calentito que se quite todo lo demás, o al menos para mí. Muaks

  4. Me ha encantado tu post me ha recordado a cuanto tenía 18 años. Me encantaba montarme en moto y sentir el aire, el olor a la naturaleza era lo más parecido a sentirte como un pájaro en la ciudad .Y sí, aunque tienes que renunciar a muchas cosas la verdad es que merece la pena. De hecho me han entrado ganas de volver a montarme en moto.

  5. Me has hecho reír. Y es yo también pienso todo eso. Qué rabia no poder ir mona jumm. Aunque odio las motos y no me subiría a una así por así, que romántico ha sonado todo en mi cabeza jajaja. Según lo describías me he imaginado la escena de 3MSC cuando la chica se sube detrás y abre las manos.

  6. Mi primer esposo era motor como dices y si recuerdo como eran nuestras salidas de novio, nada de glamour y mucho jean y chaqueta. Luego yo tuve moto por muchos años y aprendí a usar las gafas correctas para que mis hijos llegaran maquillados a la oficina y como montar hasta con falda. Extraño tener moto, pero en USA la velocidad en las autopistas me asusta para manejar moto, prefiero la seguridad de mi carro.

  7. Me he sentido tan identificada leyéndote! Jajajajajaja a mi marido también le gusta mucho ir en moto y lo del caso es una verdad como un templo. Eso sí yo meto mi bolso en la maleta de atrás porque sin él no puedo vivir. La verdad es que por falta de tiempo salimos poco juntos en moto, pero es genial. Por cierto también tenemos en común el nombre del hombre en cuestión jajajajaja, aunque en mi caso es en catalán.

    ¡Me ha encantado el post!

  8. Que bonito como se puede expresar el amor desde los distintos campos, en esta ocasion viviendo al maximo con tu motero, yo quisisera tener una experiencia igual pero las motos no me gustan mucho, con tanta accidentalidad quehe visto en mi ciudad ya hasta miedo le da a uno.

  9. Jaja que entrada mas linda! Mi novio no es motero, pero veo que tenes mucha razon en lo que decis. Aunque las cosas que hay que sacrificar, como el peinado, son cosas faciles que por amor se hacen, no? Me encantaron tus palabras. Buenisimo el post! <3
    Besos

  10. Muy bonito. Yo no tengo novio motero, aunque mi marido era muy motero hasta que me conocio a mi. La verdad es que me dan mucho miedo, sólo he subido dos veces, con mi hermano y con un chico, pero desde luego ya no más. Cuando empecé a salir con mi mardo siempre quería que nos fuesemos con la moto, pero a mi me daba miedo y la verdad no he ido nunca con él.

  11. María Loreto Navarro Pacheco

    No, no tengo un novio motero ni un marido que lo sea. Pero sí, me encantan las motos y de jovencita, montaba en una sin piloto porque lo era yo misma. Con los años, uno se vuelve un pelín más prudente y esos años de ir a toda velocidad con el pelo suelto, quedaron atrás. Así es que sí, entiendo lo que describes perfectamente, porque en mi caso, con o sin novio, la sensación de libertad que te dan las motos, no la he vuelto a sentir en la vida. Y no, no me importaba la chaqueta inconvninable, la libertad no tiene precio ni color.

  12. Bueno nena, te voy a confesar un secreto….YO FUÍ MOTERA….ains, y digo fui porque me pegué la leche de mi vida y me dejaron de gustar la moto, el aire en la cara, el viento haciendo rebufo, el rugido de los cilindros, el olor a gasolina, el olor a cuero del traje….ains, jajajajajaj, qué desastre! ni de paquete soy capaz…..sorry
    Mil besos mi niña!

  13. Jajaja, me imagino tu montada en la moto con tu vestido rojo flamante. Ni quiero saber como te veías cuando te bajaste. Yo nunca he montado en motos. Para serte sincera, me da pavor. Siento que es muy peligroso y que el cuerpo de uno está totalmente desprotegido en caso de un accidente que Dios no lo quiera. Pero, si entiendo que hay personas que lo disfrutan mucho. Supongo que es por la sensación de libertad que te da. Besos.

  14. Hola guapa
    Si lo pienso me parece una idea atractiva, compartir esa proximidad con alguien, esa libertad mezclada con un poco de riesgo y hasta me apetece.
    Pero si llegara el momento de la verdad yo me echo atrás, no soy de motos, solo he subido una vez en moto, de hecho ninguno de mis novios ha tenido moto jeje
    Un besazo

  15. Hola guapa! las motos me dan bastante miedo jejeje así que no tengo mucha experiencia montando en ellas pero si no se tiene miedo tiene que ser una experiencia alucinante y una gran sensación de libertad. Me alegra que disfrutes los viajes aunque luego el pelo quede como un estropajo. Besos!!

  16. Jajaja creo que sentí el aire, la libertad, el riesgo y la proximidad de esa persona que te gusta bien merece un pelo enredado pero cada cosa tiene su momento e ir monisimos de la muerte y dejar ese día la moto en el garaje también tiene su punto, no? Bss

  17. Jajajajajaja bueno pues me resultó divertido, gracias al cielo mi novio no es motoquero y no le gustan las motos! Porque yo si me ocupo de que mi pelo este prolijo xD Muy buena explicación.

  18. Guapísima de mi corazón. No dudo que tú sientas felicidad y complicidad con tu motero en la carretera. Yo creo que lo único que sentiría mi chico si alguna vez nos compramos una moto sería mis uñas clavándose en su espalda (y no precisamente en el sentido erótico). ¡Me da un miedo increíble! Cada vez que vamos en coche y veo pasar una moto me pongo de los nervios. ¡Si es que tengo que arriesgarme más en la vida! 😀 ¡Genial post, como siempre! 🙂

  19. Bueno lo del pelo y demás te pasa igual si llevas moto sin el novio motero vamos jajajajaja y es verdad que luego con la adrenalina todo se olvida! a mi es que me encanta ir en moto, sola o en pareja da igual, esa libertad no la da nada más!

Me encantaría saber tu opinión... ¿Comentamos?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.