Imaginación a realidad

Toda la historia pasó de imaginación a realidad.

Inestabilidad emocional en un lugar donde todo se mueve por interés, lujuria, apariencias y dramas.

Divertirse por cada paso al avanzar, arriesgarse sin temores a las consecuencias…

Una vez más, la princesa desencantada traía un poco de emoción a un rato de monotonía.

El otoño se acercaba, pero ella vivía su primavera moral.

Ese chico del gimnasio que le hizo jugar con la imaginación pasó de imaginación a realidad.
Gracias a una trampa social, ella se dejó llevar por el atrevimiento.

Conseguir un contacto con lo que antes solo era imaginación.

Subir y bajar sin entender la actuación, bailar con las palabras teniendo en cuenta la incomprensión del compás.

Con un secreto, una historia imaginaria sin contar, ellos dos comenzaron a hablar.

Al día siguiente, tras varios juegos de palabras, decidieron verse.

Se sintió cómoda con su grata presencia, pensó en él varias veces antes de lograr dormir.

Los días pasaban y la emoción de ella aumentaba con cada palabra, con cada juego y mirada, y en su lugar de encuentro, aquella sala de entrenamiento.

Hacía demasiados años que no se sentía como una niña revolucionada, con una emoción tan fuerte que le hiciese perder el control de esa manera, que le hiciese retardar su sueño y madrugar con ilusión.
Es imposible explicar con palabras lo que ella sentía. Se erizaba su piel cada vez que él aparecía.

El roce de sus manos le hacía estremecerse, pendiente del reloj que le acercaba a su presencia, pendiente de las buenas noches o buenos días que él le llegó a regalar, de las palabras y guiños de complicidad.

Ella había sufrido demasiado y temía que él pudiera herirla; hombres que destrozaron su moralidad con infidelidades y engaños. Decidió no sufrir más, por este motivo perdió el control sobre su personalidad.

El miedo le hizo enloquecer, tener un comportamiento chulesco, caprichoso, inmaduro y desagradable como protección, de este modo, ella llegó a perder al único chico que le había hecho sentir con un simple beso una increíble sensación.

No pasaba un día en el que ella no lo recordase, alguna frase que hacía que él entrase por su mente. La princesa le hablaba en silencio a través de una red social. Ella seguía mirándolo a través de aquel cristal.

Noches de descontrol que hacían que lo tuviese más presente, y como si no fuese suficiente, ella se lo hacía saber… Estropeando aún más, si cabe, aquella caótica situación.

Una noche de fiesta con su amiga, toparon con la palabra DESTINO de frente. Una incómoda situación le hizo de nuevo que lo recordara, lanzó una moneda al aire para que decidiese si le escribía o no. La moneda le dijo que no, pero ella desafiando a aquel destino, una vez más, lo volvió a estropear.

De camino a casa sus lágrimas caían por la vergüenza de aquella actuación. A las pocas horas, le pidió perdón.

Le llegó a reconocer brevemente su desorden moral. Se lanzó al vacío y fue un descanso mental.

Fueron pasando los meses y ella se dejaba desvestir por otro hombre que no le hacía sentir aquella revolución.

Solo eran noches de pasión. Se dejaba besar por otros labios que no le producían ni una pizca de calor.

Un día, ilusionada por una buena relación, al cruzar una calle se lo encontró y llegó a comprender que de nuevo el destino hizo que recordase a quien le hizo estremecer a su corazón.
Una tarde, después de muchos meses sin verlo, le volvió a extrañar y, escribiendo un microrrelato, deseó con fuerza volverlo a ver…

En aquel lugar de encuentro, su deseo fue concedido y él apareció en el gimnasio. Una vez más pasó de imaginación a realidad.

Hace poco tiempo la princesa llegó a pensar que aquel día que estaba viviendo. No podría regalarle nada más, y ya anocheciendo, él de repente apareció en forma de palabras.

Desde aquella noche, la última sonrisa que ella lanzaba antes de dormir llevaba impregnada su aroma.

Ella comprendió que se puede pasar de imaginación a realidad teniendo coraje para luchar.

Continuará…

-Sara J Pajares-  

#Locapormitutú 😉 🙂

 Esta es la historia de la princesa desencantada. Espero que os haya gustado el tercer capitulo, iré publicando más cada semana.

Primer capitulo; Bendita imaginación

Segundo capitulo;  Puede suceder

128 comentarios en «Imaginación a realidad»

  1. jolín que bonito. me encanta, y me recuerda a mi hace unos años…. hay una parte de mi vida, que por una parte me lancé, pero por otra…salió mal y siempre que le miro a los ojos… me vuelve y vuelve la idea… de que no debí hacerlo.
    Esperare el final de esta historia. Un saludete.

  2. Me gusta la pasión con la que escribes y cada pareado que le metes jeje.
    Referente a este capítulo, en cierta parte, nos pasa más de lo que creemos y luego a veces llegamos a arrepentirnos por no pensar bien las cosas.

  3. Madre mía, mensajes a las tantas, mensajes después de beber alguna copa de más, que si me hago la dura, que si me voy con otro, que si tiemblo y me estremezco cuando lo veo.. hace tiempo viví situaciones como estas, creo que todas las hemos vivido y es por eso que nos sentimos tan identificadas con esta princesa contemporánea. Un besazo

  4. Me encanta como escribes y yo soy de las que se arrepienten y mucho! Nunca he sido capaz de pensar en alguien, sentir que necesitaba mandarle un mensaje y no hacerlo… pero claro luego vienen los porqués, los sentimientos de culpa y las inseguridades. Aunque también te digo que cuando la princesa encuentre a su príncipe cualquier mensaje en cualquier situación, por desastrosa que sea, estará bien y sino no es él.

  5. Hola!
    Me ha encantado, como siempre decirte que escribes genial y así es mas fácil sentirte identificada con el personaje, quién no se ha sentido así alguna vez, ojala que la princesa encuentre a su principe en el ginnasio o donde sea y dejen aflorar el amor.
    Un beso!

  6. Qué bien que no hayas tardado en publicar la continuación. Esta parte la verdad es que es muy realista, a mi no me ha pasado, pero sí que conozco casos de chicas que están con chicos por no estar solas, sin amor, teniendo a otro en sus pensamientos, Hay que ser coherentes y no engañar al corazón…Bss

      1. Hola guapa!
        Ay cuantos giros y cambios ha vivido nuestra princesa!! Pero supongo que eso es la vida no??
        A veces somos nuestros peores enemigos, los miedos pueden estar justificados pero tenemos que aprender a vencerlos y no actuar en base a ellos porque nos podemos equivocar.
        Y por cierto, lo que me he reído con el gif! jaja
        Un besazo

      2. Que bonito!!!
        Me encanta la calidad y sutileza con la que escribes
        Coincido con muchas en que me siento identificada con ciertas historias de mi pasado.
        Leer las peripecias de la princesa desencantada a veces es como tomar una máquina del tiempo y reencontrarme con el yo del pasado Jejej. Un beso guapísima

      3. Esa princesa definitivamente se parece a muchas de nosotros haha, espero sigas con el próximo capítulo y de paso me pases algunos tips que, aunque dicen que no existe, tengo un bloqueo horrible para seguir escribiendo -.-

      4. Hola guapa!!

        Tenia ganas de ver como continuaba la historia 🙂 La verdad es que me tienes enganchada, bueno a mi y a todos por lo que leo. Espero la siguiente parte 🙂 Por cierto, intenta no poner tantas imagenes, me pierdo mogollón y he de volver a releer…

        Un besazo enorme!

      5. Hola! Una vez más me quedo con ganas de saber más. Un saludo! En mi humilde opinión las imágenes que pones distraen un montón, sobre todo las que tienen movimiento. A mi personalmente me resulta difícil e incómodo leer mientras tienes algo moviéndose al lado continuamente. Es solo una opinión, sin más. Un saludo!

      6. Eso es genial! Una poética forma de explicar lo que pasa en las relaciones actuales, y como a veces la facilidad que da Whatsapp, Facebook y demás pueden hacerte perder la cabeza y estropear las cosas haciéndote parecer desesperad@.