Durante las últimas semanas hemos vivido con intensidad la historia de la princesa desencantada con el chico del gimnasio, es hora de saber el final de esta historia.

Todo empezó con la Bendita imaginación  de la princesa desencantada haciendo un relato sobre un desconocido al que le gustaba mirar, analizando los sentimientos supimos que Puede suceder y que la historia pasó de Imaginación a realidad produciendo en la princesa, Brillo al mirar y que  El roce de su piel erizase cada uno de sus sentidos creyendo que él siempre sería Imposible de olvidar.

Capitulo a capitulo parece que la princesa cogió más fuerza y se fue dejando llevar por sus sentimientos.

Ellos llegaron a un entendimiento. Dejaron las luchas de poder a un lado para unirse con un fin que los llevaría a lo más alto.

Él le propuso a la princesa montar un negocio juntos. Para ella al principio era imposible que aquello fuese a salir bien.

No se ponían de acuerdo ni para tomar un simple café.

Él no paraba de insistir sobre aquello, y la princesa decidió arriesgar por los sentimientos que tenía hacia él, ella al principio se lo tomó como un juego.

Poco a poco aquel negocio parecía empezar a coger forma, a ser algo más que una idea al aire que ambos tenían.

Él siempre halagaba a la princesa por su fuerza e ímpetu para luchar con todas sus fuerzas por todo aquello que se proponía.

Con el tiempo ella dejó de verlo como un juego y se implicó por completo en el proyecto.

Noches sin dormir, fines de semana en casa avanzando.

Conseguir aquello que parecía un imposible para él y que siempre acababa siendo un improbable posible para ella.

Mensajes tardíos con tontunas a deshoras.
Imaginaban y soñaban con todo aquello qué iban a hacer cuando el negocio prosperase y ellos triunfaran.

Helados en Roma, queso gourmet en París. Paseos de un lado a otro por Barcelona, conocer Portugal de lado a lado y, así, un sin fin de lugares.

Planes que mencionaban una y otra vez al imaginar que aquel proyecto iba a salir bien.

Ellos estaban más unidos que nunca. Se complementaban a la perfección y él le llegó a decir a la princesa que, si todo salía bien; se tatuaría el nombre de ella.

Para ella fue lo más bonito que había escuchado jamás, pero nunca le dejaría hacer algo así, como era de esperar.

Ella siempre tenía la duda de cuál eran los sentimientos que él tenía, Ya que su comportamiento no era el de un amigo. Tampoco el de una pareja, pues físicamente no había nada entre ellos. Años atrás hubo un beso y el deseo por parar el tiempo para la princesa.

Ella pensó más de una vez parar aquello y que fuese el final. Poner freno a todo lo que estaba ocurriendo. No entendía dónde o con qué fin estaba sucediendo lo que vivían en su día a día.

El chico del gimnasio le confesó a la princesa «que cuando le habló de irse a otro país a rehacer su vida, él no pudo soportar la idea, y quería retenerla aquí como fuera.

Con los meses ella empezó a estar aturdida con aquello. Las cosas no iban como ellos esperaban en el negocio. Dependían de otras personas que no estaban dando la talla.

Un día en el que nada salió bien, en el que todo el sueño parecía haberse desmoronado, él fue al banco para abrir una cuenta conjunta y así sorprender una vez más a la princesa, que normalmente era quien tiraba siempre de él.

Ella se vio desde fuera y analizó la situación. Había sufrido mucho en años anteriores por el amor y, al aparecer él, y vivir ese amor imaginario durante años, era su forma de seguir creyendo en él, pero también de mantenerse entera porque no se estaba arriesgando a lanzarse a un precipicio con él. Realmente durante esos años todo fue un juego imaginario de amor con dos personas reales que no mantuvieron más allá de una relación de amistad extraña que nadie jamás entenderá…

Él, firme y tozudo, jamás demostró algo más allá a la princesa, así que se arriesgó a que a ella le diese un vuelco al corazón cuando vio a aquel chico sonriente con el que comenzó un romance al poco tiempo de conocerse.

Era momento de poner un final a la historia.

Ella pensó que el amor verdadero era lo que en ese momento estaba viviendo con aquel chico sonriente, y que todo lo que había vivido con el chico del gimnasio había sido una confusión de su mente.

Ella le dijo la verdad al chico del gimnasio, porque la relación con el chico sonriente se formalizó y no podía continuar con ese negocio que no estaba saliendo según lo esperado, y ambos se distanciaron.

Le pensaba y extrañaba, puesto que la complicidad que ellos tenían no la había tenido con nadie más. Ya no había mensajes diarios, pero él jamás salió del todo de su vida.

Siempre había alguna excusa para no perder del todo el contacto a pesar de la distancia de ambos.

Como en un cuento de hadas, la relación con aquel chico sonriente se convirtió en una auténtica pesadilla, y el chico del gimnasio siempre estuvo al otro lado para cuidar de la princesa desde la lejanía.

-Sara J Pajares-

#Locapormitutú 😉 🙂

Esta es la historia de la princesa desencantada, aquí están los capítulos anteriores de este final que muchos esperaban que podría suceder así o quizá no.

Primer capitulo; Bendita imaginación

Segundo capitulo;  Puede suceder

Tercer capitulo; Imaginación a realidad

Cuarto capitulo; Brillo al mirar

Quinto capitulo; El roce de su piel

Sexto capitulo; Imposible de olvidar

144 comentarios en «Final sin cuentos»

  1. Mmmm me he perdido algo, yo creo que he leído todos y estoy algo espesa porque estoy haciendo la digestión pero esta princesa me tiene hecha un lío, ¿razón por pasión? No me lo esperaba para nada!!!! Muakss

  2. Ainsss nuestra princesa, que de giros da, como la vida, ni más ni menos. Creo que ha hecho bien en hablar con claridad. En la vida hay que tomar decisiones y ver todos los frentes. Creo que si es sincera consigo misma y tiene claro lo que necesita, le va a ir bien. Aquí sigo ansiosa de seguir leyendo más. ¡¡Felices fiestas!!

  3. Ahora ya entiendo porque es la princesa desencantada, creo que todas llevamos un poco de esta princesa, tal vez nos enamoramos o nos ilusionamos con el hombre equivocado, y cuando por fin llega el acertado nos cuesta creer en el amor nuevamente, o tenemos un concepto del amor tan errado, que cuando se nos presenta de verdad es muy confuso entenderlo.
    Lindos relatos de amor.

  4. ¡Hola!
    Ahora sí que sí que me siento ya del todo como la Princesa.
    He vivido durante un tiempo una historia real pero a la par tan irreal como la que vivía ella. Y al final, tenemos, queramos o no, poner los pies en el suelo y vivir realidades.
    Vamos, es lo que he hecho yo, y sí, solo lo he logrado poniendo distancia, aunque no sea en kms jejeje
    La verdad, sinceramente creía que el final de la Princesa con el desconocido del gym sería diferente. Pero oye, me ha gustado. No siempre tienen que terminar todos «comiendo perdices». Vamos, para mí este final, y supongo que lo digo por la situación que he vivido, me parece más real.
    Un beso guapa. Espero que nos deleites pronto con otras historias.

  5. Hola guapa! al final pasa lo que pasa: no demostramos lo que sentimos o lanzamos mensajes erróneos y podemos terminar perdiendo a la persona en cuestión. La princesa ha hecho muy bien, ha sido valiente y ha sabido rehacer su vida al margen de alguien que «si pero no». Bravo por ella y gracias a ti por hacernos partícipes de esta historia. Espero seguir leyendo cuentos tuyos. Besos!!

  6. Una historia que se asemeja mucho a las realidades! Muchas veces la gente se conforma con algo, lanza el mensaje que no es pero luego acaban «jugando» contigo … Hizo muy bien! Es una princesa de los pies a la cabeza. Besos

  7. Me he quedado muy sorprendida con el final, claro que tampoco he leido la historia completa, pero en mi mente esperaba un final de cuento de hadas…Y como en la vida misma… casi nunca sucede. Bss

  8. Tienes que ver mi cara que tengo ahora, satisfacción al leer este final o quizás no. Ja ja.

    Me encantó ese punto de la princesa mirar desde fuera, creo que solo así podía ver ella este amor verdadero que ha llegado a su vida.

    Yo también si estuviera en el lugar de la princesa pensaría mucho sobre dicha propuesta, pero la vida es asumir riesgos.

    Encantada de leerte guapa. ????????????

  9. He leído las anteriores y me gusta el final, que despejara todas sus dudas y se deje llevar por ese sentimiento tan bonito que es el amor, porque al parecer tenía muchas dudas por sus experiencias anteriores.