El brillo de ojos en muchas ocasiones nos delata de forma inesperada.

Después de jugar con la Bendita imaginación sabiendo que Puede suceder y que algo puede pasar de Imaginación a realidad …

Para la princesa desencantada fueron tantas canciones sin él, tantas sonrisas marchitas, tantos roces sin sabor, tantos paseos buscándole por cualquier rincón…

Ahora, no solo escucha canciones, también entiende su composición.

La princesa encantada prefiere un simple «buenos días», a unos besos de otros sin calor; prefiere dar vueltas bailando por su imaginación a mirar su móvil e ignorar todos esos mensajes que no le producen ni una chispa de emoción.

Ella sueña con poder acariciar la bella sonrisa que él posee, mientras sus ojos, la observan sorprendido por todo esto que él le hace sentir.

Le piensa y se sonroja su subconsciente por todo aquello que es capaz de imaginar que haría y que hace sin él.

Ella ya no es un monstruito. Sus sentimientos no han muerto; la existencia de él los ha hecho revivir, los ha hecho flotar fuera de este feo mundo de engaños y traición.

Sin duda alguna, él es el muso de su inspiración.

Ella, cada vez que usaba el transporte público, imaginaba que él, de repente, podría aparecer de frente.

Cuando él la escribió, ella se pellizcó y solo supo tartamudear y llorar de alegría y emoción.

Las lágrimas a veces esconden las mariposas que revolotean por nuestro interior.

Como si de un escenario se tratase, sólo él y ella en aquella habitación; el resto sólo formaba parte del decorado y de la función.

Lo vio, e inmediatamente sus miradas se detuvieron en un mismo lugar. La princesa encantada se ruborizó y su sonrisa la delató.
Ella se sonrojó cuando compartieron su primera sonrisa. Después de tanto tiempo, lo miró e inevitablemente sonrió. Él supo que la sonrisa regalada le pertenecía.

La princesa le gritó mentalmente: «Te había extrañado tanto».

Le preguntaron si aún creía en la magia. Les habló del brillo que produce él en su mirada.

Ella quisiera que, como si de un cuento se tratase, él trepase por su balcón para robarle cada noche un beso antes de dormir, un abrazo improvisado y ser la luz de su mirada; quisiera que girase en torno a sus sueños cuando le recuerda.

Ella antes de dormir siempre piensa que está a diez minutos de sus labios y de su piel.

Casualidad o no, de nuevo el destino hizo una de las suyas: paseando por aquel lugar, donde encontró aquella palabra, él apareció en el número exacto que ella lleva tatuado.

El brillo de sus ojos fue inmediato.

Siempre habrá un ser que nos haga sonreír de forma diferente a los demás. Siempre habrá un motivo que sonroje nuestros pensamientos, que nos genere la posibilidad de volar, aun teniendo los pies anclados a la mediocridad.

-Sara J Pajares-  

#Locapormitutú 😉 🙂

 Esta es la historia de la princesa desencantada. Espero que os haya gustado el cuarto capitulo, iré publicando más cada semana.

Primer capitulo; Bendita imaginación

Segundo capitulo;  Puede suceder

Tercer capitulo; Imaginación a realidad

152 comentarios en «Brillo al mirar»

  1. Chispas, debí haber leído esto desde el inicio, no le agarré muy bien el hilo pero la historia parece prometedora.
    Estaré pendiente sin duda, me gusta mucho como está escrita.

    La frase del ser que nos hace sonreír de forma diferente me ha calado.
    ¡Un saludo!

  2. ¡Hola!
    Cada vez que te leo chiquilla, termino embobada.
    Ais esta princesa… Y ais la vida. Es curioso como alguien puede removernos por dentro con un solo pestañeo. Y a la par, nos haga sonreír como autentic@s bob@s de igual manera.
    Me quedo sin duda con una de tus frases que me ha encantado: «Las lagrimas, a veces esconden, las mariposas que revolotean por nuestro interior.» Sencillamente, preciosa.
    Besos

  3. Hola guapa! si, siempre habrá alguien que nos haga soñar, volar o viajar con la imaginación a pesar de todo lo malo que pueda haber alrededor nuestra. Gracias por compartir tus escritos. Besos!!

  4. Me ha encantado esta frase: «Siempre habrá un ser que nos haga sonreír de forma diferente a los demás, siempre habrá un motivo que sonroje a nuestros pensamientos y nos genere la posibilidad de volar aun teniendo los pies anclados a la mediocridad» y es que como diría aquella canción nos sobran los motivos para querer, para desear y para soñar.. me alegra tenerte de vuelta! Muaksss

      1. oh, me ha encantado, me ha recordado una vieja historia real, como la vida misma, hace mucho tiempo conocí a un ser, que me hizo sonreír de forma diferente a los demás, ahora somos amigos, aunque nunca fuimos otra cosa, pero siempre será el que provoco esa sonrisa. A seguir escribiendo, me gusta como lo haces. Me encanta que la princesa desencantada vuelva a sonreír.

      2. Hola guapa
        Como siempre acabo tu relato con ganas de leer más!
        Parece que la princesa va avanzando, por lo menos en cuanto a sentir, en dejarse ruborizar, y siempre en seguir soñando. Me gusta
        Y que seríamos sin esas maravillosas casualidades que nos pone delante el destino?
        Un besazo

      3. Qué linda la historia. Me ha encantado tanto tu forma de escribir como los gifs que pones por el medio de la lectura jaja
        Parece tontería pero hacen la lectura mucho más ligera 🙂

      4. Volver a ver a esa persona,volver a confiar en esa persona que tiempo atrás lo hiciste pero por lo que sea pasó algo,que creó una coraza en su corazón. Que suerte que para ella haya pasado el camino de la casualidad y el destino al volver a sonreir su corazón,que volviese a ruborizarse al ver a esa persona.¿De que sirve sonreir y ruborizarse por fuera si por dentro no lo haces?.De nada.

      5. ¡Carajos! Solo me he leído el capítulo uno. Pero por lo que he leído en este cuarto, la princesa va cogiendo más confianza en ella misma y en los demás. Volver a confiar en una persona que en el pasado nos hizo daño es complicado y tarea de valientes. Pero las segundas oportunidades siempre están ahí. Eso sí, tenemos que tomar la decisión de si esa persona en concreto merece una o no. ¡Voy a leerme los anteriores relatos para no perder el hilo! 😀